Aquí pueden observar a unas de las pocas familias de suricatos que se encuentran por fuera de áfrica, continente del que son originarios. Habitan solo en los desiertos y en las sabanas en condiciones extremas a las que se han adaptado y con las cuales han evolucionado de una forma perfecta. Tienen una vida armónica con definida división social del trabajo, lo equivale a decir que todos tienen un papel que jugar en la manada.