Diversion acuatica

Un complejo acuático que arroja 10 mil galones del líquido cada minuto gracias al trabajo de 10 motobombas de 25 caballos cada una.
Inspirado en las cataratas del mimso nombre, ubicadas en las fronteras de Zambia y Zimbabwe, y que es considerado una maravilla natural y patrimonio de la humanidad desde 1989.
Cuatro toboganes- dos al aire libre y dos oscuros- en diferentes configuraciones de recorrido y velocidad, al igual que tres jacuzzis, un barco antiguo con seis cañones de agua y un cruce de puente sobre lotos flotantes hacen parte de la diversión húmeda que los visitantes pueden encontrar

Agua, agua, agua en cantidades impresionantes. Cientos de miles de litros de agua en un parque especial para toda la familia. Toboganes, circuitos refrescantes en medio de cortinas de agua, nebulizadores, charcos y una enorme cascada lanzada desde diez metros de altura. Un lugar con la mejor tecnología y un sitio ideal para tomar fotografías y conservar los mejores y más refrescantes recuerdos de su visita a nuestro parque, con sonidos de fondo de grandes animales prehistóricos.

Este parque les ofrece un ameno recorrido por diferentes formas de agua, no sólo como una atracción, sino también como una propuesta pedagógica de contenido lúdico y ecológico, que invita al cuidado y conservación de todas nuestras fuentes hídricas. Se inicia con Río Manso, el cual le da paso al Río Rápido, donde empezarán a sentir el intenso movimiento del agua. Luego, un breve paseo sosegado por Río Claro para entrar de lleno en el Río Bala con su portentosa velocidad, para luego volver a la calma entretenida de Charco Azul. Luego de este paseo se puede atravesar por una réplica de la Cueva de los Guácharos, en cuyo recorrido se aprecia una cadena de acuarios con especies nativas de la región, que forman parte de un plan de conservación que se viene adelantando con las autoridades ambientales